viernes, 19 de diciembre de 2014

Conducción inteligente, consumo eficiente.



En el post de esta semana vamos a dar diez consejos útiles y básicos que debemos saber para una conducción más eficiente con el consiguiente ahorro económico y de combustible de nuestro vehículo. Además del ahorro mencionado, con estos consejos conseguiremos ser más respetuosos con el Medio Ambiente emitiendo menos CO2 a la atmósfera.

1.       Revisar las instrucciones de mantenimiento de nuestro vehículo para conocer las recomendaciones del fabricante para nuestro coche respecto a las reparaciones y puesta a punto oportunas.


2.       Revisar periódicamente el nivel de aceite de nuestro coche. Normalmente dicha revisión se lleva a cabo cada 15.000 o 30.000 km. Siendo aconsejable consultar en el manual del fabricante sobre los períodos exactos y tipos de aceites más beneficiosos para el motor de nuestro vehículo.
3.       Revisar la presión de los neumáticos, al menos,  cada mes o cada dos meses. Unos neumáticos con una presión menor a la adecuada puede aumentar el consumo de combustible hasta un 4%.
4.       No llevar más “bultos” en el maletero de los necesarios, ya que cuanto más cargado vaya el coche mayor será su consumo, debido a la mayor carga de trabajo que deberá soportar el motor.
5.       Cerrar las ventanillas cuando se circule a alta velocidad (80 - 100 km). De esta manera conseguiremos disminuir la resistencia al aire de nuestro coche, el consumo de combustible y las emisiones de CO2 hasta en un 10%.
6.       Hacer un uso responsable del aire acondicionado (AC).  Encenderlo únicamente cuando sea necesario y cuando el trayecto sea lo suficientemente largo como para que su funcionamiento refresque el habitáculo de nuestro coche, ya que un uso excesivo e irresponsable de AC aumenta el consumo de carburante y las emisiones CO2 en un 5%.
7.       Conducir a velocidad moderada y respetando las señales de tráfico. Los acelerones y frenadas bruscas y repentinas causan un gran consumo de combustible, por lo que es aconsejable llevar una velocidad moderada que nos permita anticiparnos al tráfico y así las aceleraciones y frenadas serán más suaves y progresivas.
8.       No pisar/usar el acelerador para arrancar el coche e iniciar la marcha inmediatamente después de arrancarlo. Los motores modernos no necesitan de ninguna “ayuda” del conductor para arrancar, ya que lo único que se consigue es un aumento considerable del consumo a la vez que se arranca.
9.       Desaceleración inteligente. Levantar el pie del acelerador y dejar que la velocidad de nuestro coche vaya aminorándose el mayor trayecto posible con la marcha engranada hace que el consumo de combustible sea 0 (esto no ocurre si lo hacemos con la marcha en “punto muerto” y el motor a ralentí).
10.   Subir de marchas lo antes posible. Las marchas largas (4ª, 5ª y 6ª) son las que menos combustible consumen. Se aconseja cambiar de marcha entre 2.000 y 2.500 RPM para los motores de gasolina y entre 1.500 y 2.000 RPM para los motores diésel. A modo de ejemplo, un coche de 1.200cc. y otro de 2.500cc circulando a una velocidad de 60km/h consumen:
Llevando a cabo estos consejos podremos comprobar por nosotros mismos el agradecimiento de nuestros bolsillos, cuando veamos que hemos conseguido alargar algún día el repostaje de carburante de nuestro coche.
Elegirmicoche

No hay comentarios:

Publicar un comentario